Domingo, 16 de mayo de 2010
Publicado por Last_Alexiel @ 20:19
Comentarios (1)  | Enviar
Ayer ponía en el artículo que Yunnan tardaba "mucho" en meterse al nido... ¡¡Y TANTO!! Cometí el terrible error de mover absolutamente todo en un momento NADA PROPICIO para ello, y Yunnan ni Lux reconcían el nido e ignoraron ambos a los pollos durante TODA LA NOCHE.

Esta mañana al ir al balcón vi a ambos fuera y mi interrogante era "¿Llevan ahí toda la noche o...?" Pues sí, al abrir el nido HORROR, todos los pollos despatarrados y aplastados contra el suelo completamente quietos. Los había matado por mi inconsciencia Llorando ... Cogí al mayor con mucha pena, y... ¡¡SE MOVÍA!! Una vocecilla moribunda intentaba ser un "pio" pero no le daban las fuerzas. Lo cerré entre mis manos y le alentaba calor, cogí el nido y lo llevé al salón para ponerles a todos una lámpara alógena y proporcionarles calor express... ¡¡TODOS SE MOVÍAN!! Aquella no era manera de mantenerlos calientes, podría llegar a abrasarlos. No tenía pasta de cría normal, había comprado una de San Dimas asquerosa y encima era domingo...

Me sentí bloqueada por un momento y se me ocurrían ideas como en una tormenta pero sólo era capaz de buscar el teléfono móvil mientras entraban en calor despabilándose, y al encontrarlo llamé a un amigo que, evidentemente, me reprendió por la idea de mover el nido de sitio como le había hecho a Bay (y el caso ni la situación era la misma). Me dijo que colocase el nido como estaba antes en la voladera, y que a los más pequeños se los pusiera a Artemisa (que ya tenía sus 4 pollitos). No era viable pensar en empapillar, eran demasiado pequeños y además no habría tiempo para dedicarles... Y menos a 6.

Rauda y veloz, cuando los pollitos estaban ya despabiladitos, que incluso el mayor abría los ojos y pedía nérgicamente de comer (los demás piaban a coro), volví a quitar los comederos del jaulón y a ponerlos fuera para los peris que quedarían desalojados. Quité a todos los peris adultos que no salían por sus propios medios (los jóvenes enseguida se me habían subido encima y se desalojaron solitos). Volví a montar el nido grande y lo colgué sólidamente dónde estaba antes, cerré el jaulón y fui a por los pollos para realojarlos. Parecían casi pollos normales, estaban calentitos, piando y meneándose, haciendo de nuevo una melé y no desparramándose descontrolados. Entonces cogí primero a Yunnan, y luego a Lux y los devolví al jaulón. Posteriormente busqué a Félix y lo introduje con ellos para completar el trío.


Funcionó, Yunnan ya había entrado al nido antes de meter a Félix...

Madre mía... Gracias por la reprimenda Rafa, bien merecida (posteriormente, otra amiga hizo lo propio a su estilo).

Aquí están, vivos como si nada hubiera pasado... Foto y vídeo, más que nada porque casi no me lo creo yo despuñes del panorama de esta mañana.






Artemisa durante la mañana dio alimento y calor a los dos más jóvenes, estos son los suyos una vez devolví los pollitos de Yunnan a su madre.



A este no se le ve jejejeje



 
Este parece un marcas negras ¿no? Con lo gris que es su plumón... Veremos.

 
El mayor, grandote.

El que falta todavía es una pelotita rosa, a ver si pronto me dejan adivinar su color.


Comentarios
Publicado por Manoa54
Martes, 15 de junio de 2010 | 16:36

Jope pobres pollos y pobre Iria que susto

Un beso guapaaaaaaaaaaaaaa