Jueves, 15 de abril de 2010
Publicado por Last_Alexiel @ 15:09
Comentarios (3)  | Enviar



Diana era la priquita "veterana" en mi plantilla, tuvo varios pretendientes pero hasta el año pasado no había tenido éxito. Varios fueron los motivos por los que se retrasó tanto su primera nidada, pero la espera mereció la pena, pues conservo a 2 hijas que presentaré que son una belleza sin parangón.

La encontré de casualidad en una tiendecita de mascotas en Valdebernardo en Septiembre del 2007, acababa de emanciparme y mis antiguos periquitos había tenido que regalarlos (a la mayoría), y Diana estaba en aquella tienda... Pasaron 2 meses y por delicias del destino, ella estaba allí todavía, y no me lo pensé 2 veces, se vino conmigo. Sorpresivamente fue un regalo, la persona que me acompañaba tuvo ese agradable detalle cuando iba a pagar la jaula que llevaba conmigo de la misma tienda.

Por el estres del viaje ella desarrolló ácaros de la sarna. No se extendieron mucho, pues afortunadamente un conocido de Santiago de Compostela me facilitó el modo de conseguir el remedio contra estos molestos parásitos. Más adelante me informé más a fondo por casualidades y había más modos de conseguirlo (muchas más sencillas), pero para entonces yo no tenía con quién compartir estas cosas, así que le doy las gracias por haberse molestado en enviármelo porque se las merece con todas.



Alexis fue su primera pareja (ya en 2008), y con el paso del tiempo, esperando a que ella madurase para poder iniciarme en la cría de periquitos, la familia periquitil creció y hubo reformas en el hogar de mis peris. Cuando se dio el tiempo, separé a Diana con Alexis, y cual fue mi desagradable sorpresa, que tras poner el primer huevo, Alexis mostró estar muy enfermo. Separé a la adorable pareja y Alexis falleció poco tiempo después. Diana puso un segundo huevo ya en la voladera... Era la segunda vez que veía un huevo de periquito, y me resultó muy triste no poder haber visto a los hijos de estos dos...



Aprendí un poco más sobre los colores de los periquitos, y me planteé que Polaris sería un buen pretendiente para dar de nuevo un primer paso en la cría de los periquitos... Era uno de los nuevos miembros que fueron llegando con el tiempo. Cuando el nuevo integrante maduró y Diana se mostraba con un comportamiento normal, probé suerte de nuevo... Pero no me sonrió por segunda vez consecutiva. En esta ocasión los problemas surgían de los "convecinos" del piso en el que vivía, denoche mantenían la sluces encendidas, montaban escándalo y fumaban a destajo. Eso no era apropiado...



Después de muchos cambios en mi vida, probé suerte de nuevo con Diana cuando ella misma se emparejó con Thor (2009), un macho que un compañero de foros me había regalado junto con otro, y aunque sería mi tercera nidada (otra periquita tuvo éxito antes, pero eso lo dejamos para su momento) me hacía especial ilusión, después de tanto fracaso, por fin Diana, mi favorita, iba a tener el ambiente merecido para sus posibles polluelos... Y fueron en la primera nidada 2 machos preciosos, de los cuales me quedé con el primogénito (Lux, que tendrá su espacio) y el segundo, un poco más corpulento Zeus (nombre que su posterior dueña le puso). Diana se mostró excelente desde el principio, toleró a sus pollos en la emancipación, pero Thor no... Así que hubo una segunda nidada gracias a la terrible insistencia del macho, la más bonita que he tenido nunca en cuanto a colores y variedad. Nacieron Bay, Atenea, Pocoyo y Arco.  Permitir una tercera no estaba en mis planes, así que Diana pasó un período de descanso acompañada siempre por Thor. Ella ni se moelstaba en ir a comer, él le llevaba la comida, las golosinas e incluso el agua. Siempre mimada, siempre cuidada.

Llegó la temporada de 2010, no tenía pensado criar con esta pareja, de hecho me había barajado la idea de dar a Thor a otra persona, pero por inexperiencia me encontré que tenía demasiadas hembras dispuestas para la cría, poco espacio y muchas ganas de tener nuevamente más pollitos. Diana encontró un nido que yo había puesto por fuera del jaulón (tras unos arreglos se pasan el día libres por el balcón), y no sólo ella estaba interesada, si no también 2 de sus hijas que no estaban separadas: Bay y Arco. Para Bay otro nido que se suponía no indicado y que destrozaría, pero no fue así. PAra Arco el billete de ida sin vuelta a la voladera de un amigo (hacía tiempo que estaba apalabrada, pero entre unas cosas y otras se pasó prácticamente su primer año de vida conmigo). Así que Diana hizo "camping" y comenzó a anidar fuera. Thor inseparable.



Puso 5 huevos, todos estaban fecundados, pero fueron pudriéndose. Le coloqué huevos de Bay porque de los suyos tuve que retirar los muertos, pero abandonó la nidada al día siguiente por el acoso constante de los machos (al no estar en un recinto controlado y al haber tanto macho soltero y ella como única hembra visible el agobio en sus paseos era constante). De ella quedaba un sólo huevo, que fue al nido de Atenea, pero... Nacieron los dos últimos casi al mismo tiempo, y eran idénticos (lo que yo llamo "ciruelojos"), con lo que distinguir cuál era de Diana y cual de Atenea me iba a resulta rimposible, sólo una combinación de mutaciones si se daban por casualidad me diría quién era quién... Pero la desgracia no terminó ahí. Uno de los pollos detuvo su desarrollo bruscamente y falleció a las 72 horas de nacido. Tengo mis sospechas de que fuese el de Diana, por el desastre ocurrido en su nido con los huevos muertos prematuramente.

Pasaron los días, Diana tenía ganas de nuevo de empezar, así que con ganas de conseguir un macho descendiente de ella nuevo, la separé con su pareja, le dejé a disposición todo como de costumbre, y vigilaba el nido todas las mañanas y noches a ver si había caído ya el primero y controlar esta vez mejor las cosas... Pero el día 13, a las 7:30 de la maána, cuando voy a revisar, al golpear el nido nadie sale de él, abro y ella no está, entonces alzo la mirada y sin creerme lo que veía, me la encontré tendida en el suelo de la jaula, en una esquina, muerta...

Joven, hermosa, madre virtuosa y muy especial por su color, falleció por causas desconocidas de repente, dejando a Thor sólo, y golpeando la ilusión que me había construido por las curiosas circunstancias de las nidadas de este año 2010.

Adiós Diana.
Comentarios
Publicado por Raroga
Mi?rcoles, 21 de abril de 2010 | 17:51
Last, me ha encantado la historia de Diana. Tiene mucho sentimiento.
Es una l?stima que haya desaparecido as? tan de pronto y sin previo aviso.

El blog est? un rato chulo y ya con mas tiempo me voy a ir leyendo todas las actualizaciones has puesto Muchas risas
Publicado por Manoa54
Jueves, 22 de abril de 2010 | 0:31
Que alegria me ha dado el blog
No dejas de sorprenderme
Felicidades por el trabajo
Publicado por Unaiperis
Viernes, 23 de abril de 2010 | 22:07
Me ha encantado lo que has escrito de Diana...Se que para ti ha sido una gran periquita, al menos alegrate de que haya estado en tus manos. Ha sido una periquita muy envidiable para muchos (Incluso para mi Muchas risas)
Muy chulo el blog, lo ire viendo!!